La mujer en la Guerra Civil

 

Milicianas


A la hora de realizar investigaciones sobre lo que fue la Guerra Civil española (1936-1939), no se puede dejar de lado la figura de la miliciana. El número de mujeres que marcharon al frente para combatir por el bando republicano fueron llamadas 'milicianas' su numero no fue muy elevado, pero forjaron un mito bélico. La mayoría de ellas permanecieron en la retaguardia realizando los trabajos que los hombres habían dejado para marchar a la guerra. Aun así, resulta muy significativa la presencia de aquellas mujeres en el frente.   


 

 

Guerra Civil: La mujer en carteles

La mujer en la guerra civil jugó un papel muy diferente en la España sublevada que en la republicana, y esto quedó marcado en los diferentes carteles propagandísticos, algunos de los cuales vamos a analizar a continuación.


En la guerra civil española, en el bando republicano fueron llamadas a combatir en el frente una serie de mujeres a las que se denominó “milicianas”. Esto se debió a la necesidad de combatientes que experimentó la República frente al alzamiento de los sublevados y inicialmente fue una especie de acción desesperada e improvisada para que los alzados no ganasen la guerra. El número de milicianas no fue muy alto, pero llegaron a convertirse en un mito bélico. Actuaron tanto en el frente como en la retaguardia, pero más en esta, llevando a cabo los trabajos que los hombres habían abandonado para combatir en el frente.

La figura de la miliciana pasó por dos etapas fundamentales. Primero la de mitificación, llevada a cabo principalmente por los dirigentes de la república y después la de desprestigio.
            à Mitificación: Las milicianas fueron un gran referente para las distintas organizaciones izquierdistas de toda Europa justo antes de la Segunda Guerra Mundial. En realidad las milicianas solo estuvieron unos pocos meses combatiendo en el frente pero aún así, son estudiadas con detenimiento como parte relativamente significativa de la Guerra Civil. Las milicias no tenían un orden concreto y jerárquico como el del ejército y no respondían a líderes. Por ello era más fácil la entrada de mujeres, que fueron reclutadas por distintas organizaciones de comunistas o anarquistas cuando aún eran jóvenes. Las milicianas estaban inspiradas por distintos motivos, ya fuese venganza por la muerte de algún familiar o por convicciones e ideales de lucha propios. En más de una ocasión luchaban en el frente junto con sus novios, sus maridos o incluso sus hijos. La España republicana utilizó a las milicianas inicialmente como un instrumento de propaganda calificándolas como “Heroínas de la patria” y representándolas en diversos carteles. El objetivo era convencer a los hombres para que combatieran imitando el patrón de sus compatriotas mujeres.



            àDesprestigio: En el momento en que se dejó de considerar a las milicianas como un arma necesaria empezaron a desmitificarlas y a dejarlas apartadas en la retaguardia, con frases como “Hombres al frente, mujeres a la retaguardia”. Inicialmente este traspaso del frente a la retaguardia mantuvo el concepto de Heroína, pero que ahora trabajaba en segundo plano, pero con el mismo fin. Más tarde este concepto de heroína desapareció y empezó la desmitificación. En las zonas sublevadas se conocía a las milicianas como todo lo contrario a la mujer ideal, que abandonaba a sus hijos para ir al frente, y aquellas que fueron capturadas fueron duramente reprimidas. Para poder argumentar que las milicianas se retiraran del frente se expusieron motivos como que estaban poco preparadas o que eran muy efectivas en la retaguardia, curando heridos, llevando comida, etc. Pero especialmente, el motivo que desprestigió a las milicianas fue su vinculación a la representación de la prostituta. Se promulgó el rumor de que transmitían enfermedades venéreas entre los combatientes del frente y en la España sublevada empezaron a unificar el concepto de miliciana con el de prostituta. Es cierto que algunas mujeres que combatían fueron anteriormente prostitutas pero la generalización fue excesiva ya que también hubo mujeres que fueron importantes combatientes y la desmitificación de las mismas fue demasiado repentina.


En la España sublevada las mujeres tenían la mitad de la importancia que en el republicano. Para la mujer franquista los dos valores principales fueron el hogar y la familia, y también ayudaron como asistentes curando heridos de vez en cuando. Los únicos que le dieron importancia relativa a la mujer fueron los falangistas que permitieron la creación de una sección femenina que contó con más de 2000 afiliadas. Esta sección se dedicó a organizar grupos de enfermeras y a encargarse de los huérfanos mientras los hombres combatían. Para ganar la guerra se unificaron las tareas femeninas y las afiliadas aumentaron hasta las 250.000, aunque eran llamadas únicamente para “tareas puramente femeninas” como resolver la situación angustiosa de huérfanos y familias rotas. También organizaban talleres y almacenes, como los lavaderos que había en el frente, o encargarse de los abastos de ropa para los combatientes. Las mujeres más veteranas de la sección llevaban a cabo distintos cursos de urgencia que instruían a las nuevas enfermeras por la gran demanda que la guerra provocaba. Por ello, se distribuyeron las funciones femeninas entre la ‘Sección femenina’ que eran quienes movilizaban y formaban a las nuevas mujeres, la ‘Delegación de Frentes y Hospitales’ que cubrían los auxilios médicos en el frente, y el ‘Auxilio social’ que era de carácter benéfico y albergaba a niños huérfanos o lisiados. Todas las mujeres de la España sublevada que tuviesen entre 17 y 35 años tenían que prestar servicio a alguna de estas funciones durante 6 meses como poco. Además, a las niñas a partir de 10 años ya les inculcaban los valores de la mujer, y sus funciones en la vida y durante la guerra.



La diferencia entre unas y otras fue principalmente la organización y la lucha. Las mujeres milicianas republicanas luchaban, y las sublevadas no, pero estas tenían un orden, estaban divididas en secciones y cada una cumplía su función específica, en cambio las republicanas simplemente cogían un arma e iban al frente, y si no se mantenían trabajando en la retaguardia.
Como dijo Jacques Anatole El arte de la guerra consiste en ordenar las fuerzas de tal modo que no puedan huir” así quien sabe, quizá ahí esté la clave.



Mujeres Libres 



Mujeres Libres eran un grupo de anarquistas de mujeres que organizó y luchó tanto para la liberación de la mujer y una revolución anarquista durante la Guerra Civil española. El trabajo que hicieron es verdaderamente inspirador. Su ejemplo muestra cómo se puede combinar la lucha contra la opresión de la mujer y contra el capitalismo en una lucha por la libertad.



Como anarquistas rechazaban cualquier descenso de la mujer a una posición secundaria dentro del movimiento libertario. En la década de 1930 feminismo tenía un significado más estrecho que lo hace ahora, y lo rechazado como una teoría que lucharon por la igualdad de la mujer dentro de un sistema existente de privilegios. Argumentaron que "no somos y no eran entonces las feministas. Nosotros no estábamos luchando contra hombres. No queremos sustituir una jerarquía feminista por uno masculino. Es necesario trabajar, luchar, juntos porque si no lo hacemos, nunca tendremos una revolución social. Pero necesitábamos nuestra propia organización para luchar por nosotros mismos".

Ellos dijeron: "somos conscientes de los precedentes sentados por ambas organizaciones feministas y los partidos políticos... No podíamos seguir cualquiera de estos caminos. No nos podríamos separar el problema de la mujer del problema social. Tampoco podríamos negamos la importancia de los primeros por la conversión de las mujeres en un simple instrumento para cualquier organización, incluso... nuestra propia organización libertaria.

La intención que subyace nuestras actividades era mucho más amplia: para servir a una doctrina, no un partido, para empoderar a las mujeres para hacer de ellos personas capaces de contribuir a la estructuración de la futura sociedad, individuos que han aprendido a ser auto-determinación, no seguir ciegamente los dictados de cualquier organización ".

Mujeres Libres tuvo unas dos espigas, estrategia de capacitacion (preparación) y captacion (incorporación o participación). Sus primeros trabajos fue una combinación de sensibilización y acción directa.
Con el fin de obtener el apoyo mutuo, crearon redes de anarquistas de las mujeres. Asistir a las reuniones con los otros, ellos extraídos de informes de comportamiento sexista y trabajaban cómo tratar con él. Vuelos de guarderías se establecieron en esfuerzos para involucrar a más mujeres en las actividades sindicales.

Un diario fue producido, distribuido y anunciado a través de las redes existentes de anarquista. En ella la mujer informó sobre qué labor que realmente estaban haciendo. Sensibilización fue importante, cada tema tiene un artículo sobre mujeres excepcionales y también publicaron una columna en otras revistas de anarquista. Además su diario impreso artículos sobre temas culturales, de educación, el cine, el deporte. Finalmente hubo artículos que habría sido vistos en revista de cualquier mujer, sobre el valor del gas, el cuidado de los niños, en la moda. Más tarde en libros y folletos complementaría el diario.

Trabajo de propaganda se llevó a cabo a través de emisoras de radio, bibliotecas y giras de propaganda. Uno de los miembros, Pepita, describió su experiencia en viajes de propaganda: "nos llame a la mujer juntos y explicarles... que hay un papel claramente definido para las mujeres, que las mujeres no deben perder su independencia, pero que una mujer puede ser una madre y una companera al mismo tiempo...

Las mujeres jóvenes podrían venir a mí y decir "Esto es muy interesante. Lo que estás diciendo que nunca hemos oído antes. Es algo que nos hemos sentido, pero no sabíamos "... ¿Las ideas que les agarraron más? Hablar de los hombres de poder que ejerce sobre las mujeres... Sería una especie de alboroto cuando usted diría, "nosotros no podemos permitir hombres pensar en sí mismos superiores a las mujeres, que tienen un derecho a gobernar sobre ellos". Creo que las mujeres españolas esperaban ansiosamente esa llamada".

Muchos de los trabajadores y campesinos de España eran analfabetos. En respuesta, las mujeres de Mujeres Libres establecer programas de alfabetización, técnicamente orientado a clases y clases de estudios sociales. Entre 600-800 mujeres estaban asistiendo a estas clases cada día en Barcelona en diciembre de 1938. En cooperación con los sindicatos anarquistas mandaron los programas de aprendizaje.

De la mano con la producción de propaganda llegó el trabajo diario necesario para defender su revolución de ataque fascista. Se suministran alimentos a las milicias y configurar comedores comunitarios. Organizan el apoyo para las mujeres en las milicias, estableciendo rangos y clases de práctica de destino. Establecieron una escuela de enfermeras y una clínica médica de emergencia para tratar a los heridos en los combates.

Teresina, a pesar de su falta de experiencia en el campo de la medicina fue nombrado administrador. Aquí habla con orgullo de su papel "recuerdo cuántas veces padres llegaría a mí en la clínica para pedir algo, y yo diría."Por favor, aquí todos somos iguales"Y decían a mí,"aquí, que realmente ha hecho la revolución". Tenía tal satisfacción de este. Porque administró la cosa entera sin ninguna educación... Lo que creía, es lo que puse en práctica allí... y eso es lo que puedo decir de lo que hice para la revolución. El resto, hice lo que todo el mundo hizo. Pero esto fue algo que hice ".

Sin embargo, la revolución fue más que derrotar al fascismo, se trataba de construir una nueva sociedad que cuida de las necesidades de todos. Viajando a través de Cataluña y Aragón miembros de Mujeres Libres ayudó a establecer a colectivos rurales. Muchas mujeres se fueron con los representantes de la Unión de anarquistas (CNT) y la Federación Anarquista (FAI) con improvisados altavoces instando a los campesinos a "venir a nuestro lado".

En Barcelona se toparon con un hospital de parturientas, que proporcionó nacimiento y atención postnatal para las mujeres, así como clases en infantil y salud materna, control de la natalidad y la sexualidad. Un Instituto de Maternal y guardería, nombrada por el anarquista francés, Louise Michel, se estableció en Barcelona en febrero de 1938.

Mujeres Libres constituyen un ejemplo de vida de muchos aspectos importantes de la teoría anarquista. En primer lugar, entendieron que el colectivo es sólo tan fuerte como los individuos que la componen. Con el fin de construir un movimiento anarquista fuerte, alentaron y apoya a las mujeres para alcanzar su pleno potencial. De hecho muchos miembros de Mujeres Libres eran sólo 13 o 14 años cuando comenzó la revolución. Sin embargo, como Teresina arriba, descubrieron que tenían la capacidad de emprender la difícil tarea de construir un mundo nuevo.



En segundo lugar Mujeres Libres entiende la importancia de la acción directa y self-actividad, tanto en la realización de los revolucionarios y hacer una revolución. No hacen una distinción artificial entre la propaganda y la organización, entre ideas y acción. Sus ideas fueron formadas por sus experiencias sobre el terreno.

Finalmente, las Mujeres Libres mostró que ideas nunca se fijen en piedra, a implementarse cuando llegue el momento adecuado. Sus ideas creció y desarrolló, cambió y se convirtió en influencia.

Revolución es un negocio sucio. Para cambiar fundamentalmente la sociedad, largo sostenidas ideas sobre lo que es normal y natural tienen que ser desafiado. Revolucionarios nuevos y una nueva sociedad revolucionaria serán el resultado de los debates que se celebran en muchos lugares diferentes - el hogar, el supermercado, el pub - por muchas personas diferentes y argumentos.

Mujeres Libres vio la revolución como mucho más que un solo evento durante la noche. También es un proceso, cambia continuamente, ya que los desacuerdos se resolvieron, y se identifican nuevos conflictos. Demostraron que la revolución, lejos de ser un esfuerzo académico seco es como la vida; Nunca simple y sencillo, pero dinámico.

Aileen O'Carroll


1 comentario:

  1. Me podría dar por favor los datos de autor es que necesito citar esta fuente por favor

    ResponderEliminar