ÍNDICE



Vientos de Guerra (1930-1935)

Durante los convulsos años 30, el mundo occidental hierve de ideologías políticas antagonistas. La crisis de las democracias occidentales en el período de entreguerras, propicia el auge de regímenes totalitarios en muchos países de Europa; Italia, Alemania, Portugal, Rumania, Grecia y, en Rusia, tras el triunfo de la revolución bolchevique de 1917, comienza la dictadura comunista. Josef Stalin se convierte en el presidente del soviet supremo.
Las democracias parlamentarias occidentales, entre ellas Francia y Gran Bretaña, están debilitadas por la crisis económica mundial y por las amenazas de totalitarismos de izquierda y derecha.

Las ideologías de extrema izquierda y derecha; comunismo y fascismo, luchan para controlar a las masas... El fantasma de la guerra vuelve a planear por Europa.
Países como Alemania e Italia se rearman para un futuro incierto, Francia e Inglaterra negociando lo innegociable. El punto de inflexión llegará en España con el estallido de la Guerra Civil.

El estallido de la guerra (I) (1936)

Lo que en principio parecía otro levantamiento militar en España, adquiere proporciones que escapan al control político y convierten al país en el campo de batalla de una lucha fratricida.
Las escasas fuerzas de los sublevados ponen en jaque al Gobierno de Madrid.
Largo Caballero debe afrontar varios fracasos militares de gran magnitud. Los acontecimientos se precipitan a lo largo de todo el territorio nacional:
Andalucía, Asturias y las Islas Baleares se convierten en frentes de guerra.
El clamor popular pide al Gobierno una nueva política y un nuevo ejército.
En el plano militar, tras la toma de El Alcázar, los nacionales prosiguen su avance hacia Madrid.
El ejército nacional, continúa su marcha imparable.
Contra todo pronóstico se encuentra ya a pocas jornadas de la capital de España.

España dividida en dos (II) (1936)

Tras el levantamiento militar, España se divide en dos zonas irreconciliables.
El 29 de septiembre y después del espectacular asedio en El Alcázar, las columnas de Franco toman la ciudad de Toledo y liberan a las tropas del coronel Moscardó. El siguiente objetivo es la capital de España, que se prepara para el ataque de las columnas nacionales.
El 20 de octubre el general Franco da la orden definitiva de tomar Madrid. El gobierno de la República abandona la ciudad sitiada y huye a Valencia ante el inminente ataque.
Comienza la lucha por la capital... Se combate hasta el agotamiento y las bajas son incontables. El 23 de noviembre, se reúnen en Leganés los generales Franco, Mola y Varela y deciden abandonar el ataque frontal sobre la capital. El asalto a Madrid se suspende. La capital de España, contra todo pronóstico, ha resistido. Es el primer revés en el avance nacional. La guerra se traslada hacia otros frentes. La ilusión de una guerra rápida se desvanece.

Misión: cercar Madrid (I) (1937)

La Guerra Civil recorre ya España de norte a sur. Tras la batalla de la carretera de La Coruña, el 5 de febrero, tropas nacionales concentradas en Getafe, Parla y Valdemoro van tomando posiciones desde Vaciamadrid a San Martín de la Vega con objeto de cruzar el río Jarama y cortar la carretera de Valencia.
La batalla del Jarama finaliza en un empate técnico. Los nacionales consiguen cruzar el río Jarama, pero la férrea resistencia republicana frustra la ofensiva. Madrid continúa en manos republicanas. El 23 de marzo, la batalla de Guadalajara toca a su fin con la primera victoria defensiva republicana en campo abierto. La derrota para los nacionales supone que Madrid siga en manos republicanas. Tras el fracaso de Guadalajara, Franco desiste en su empeño de tomar Madrid y traslada el teatro de operaciones a Vascongadas, Santander y Asturias.

La guerra se desplaza al norte (II) (1937)

Después de las batallas de Jarama y de Guadalajara, Madrid sigue en manos republicanas, por lo que los nacionales trasladan su objetivo a la cornisa cantábrica. Comienza la campaña del norte. El avance nacional es imparable pese a la dura resistencia de vascos, santanderinos y asturianos. En Barcelona estalla en mayo una revuelta anarco-sindicalista.
Las milicias anarquistas dominan los suburbios obreros. El gobierno central envía 4.000 guardias de asalto para restablecer el orden. La consecuencia inmediata de los sucesos de Barcelona, la lucha entre anarquistas y los estalinistas-catalanistas provoca la integración absoluta en el Ejército Popular del Ejército de Cataluña.
Nada puede frenar el avance nacional. Ya han tomado Bilbao, una de las más importantes zonas industriales de España. Mientras, la República monta una de las operaciones de distracción más brillantes de toda la contienda: Brunete. Ya no podrán salvar Bilbao, pero sí Santander.
La Guerra Civil Española cumple un año.

La ofensiva republicana (III) (1937)

Las tropas de Franco dan por finalizada la campaña del norte ocupando los últimos territorios asturianos y dominando por completo el Cantábrico, tras una dura ofensiva de casi 8 meses. Perdido el norte, el general Vicente Rojo concentrará sus fuerzas en Teruel para frenar la ofensiva nacional sobre Madrid. Los republicanos inician a finales de diciembre el acoso sobre Teruel, conquistando la única capital de provincias durante toda la guerra. Después de las maniobras de Brunete y Belchite, Teruel ha sido la presentación del nuevo Ejército Popular de la República.

Las tropas franquistas toman ventaja (I) (1938)

VII Las tropas franquistas toman ventaja.
En marzo de 1938, el ejército nacional ocupa más de la mitad de la península. Franco da por finalizada la campaña en tierras aragonesas, desechando lanzarse sobre Cataluña por temor a una posible internacionalización del conflicto. Comienza la campaña sobre levante, teniendo como objetivo principal Valencia.
El avance por el sur continúa hasta el Mediterráneo. El 15 de abril de 1938, la IV de Navarra ocupa la costa que une las poblaciones de Vinaroz y Benicarló, en Castellón, partiendo la zona republicana en dos frentes totalmente incomunicados.
Vicente Rojo opone una resistencia feroz al avance nacional. La línea defensiva XYZ, diseñada por el jefe del estado mayor central del ejército popular, frena los intentos de Varela, Aranda y Garcia Valiño de dominar el Maestrazgo y el Levante. Esta serie de líneas sucesivas de detención, adaptadas al difícil terreno del Maestrazgo, ralentizarán el avance de las tropas de Franco.

El último intento de la República (II) (1938)

Finales de julio de 1938. Se cumplen dos años de la Guerra Civil en España. En mayo de 1938, el general Vicente Rojo prepara otra maniobra de distracción para frenar la ofensiva nacional en Aragón y Levante. Son los preliminares de la Batalla del Ebro, el río más caudaloso de España, aparentemente infranqueable. El ejército republicano, en una acción bélica sin precedentes, cruza el Ebro a viva fuerza el 25 de julio de 1938, una de las operaciones más brillantes de la guerra, pensada y coordinada por el general Rojo.
Pasadas dos horas de la medianoche, llegan los primeros partes al alto mando republicano. El desembarco se ha realizado con éxito. La primera fase de la batalla del Ebro ha sido de una belleza extraordinaria. Al cabo de 6 días logran conquistar más de 1.000Km cuadrados, llegando a las puertas de Gandesa, capital de la Tierra Alta tarraconense...

Se acerca el final de la guerra (III) (1938)

Finales de noviembre de 1938. Después de casi dos años y medio de guerra civil, los militares que se sublevaron contra la II República Española a finales de julio de 1936, han conquistado más de dos tercios del territorio español. El ejército de Franco enfila todos los caminos hacia Barcelona. Tras cuatro meses de lucha en torno al río Ebro, las fuerzas de ambos bandos están extenuadas y al borde del colapso.
El desenlace de la batalla del Ebro ha decidido, de forma irremediable, la suerte de Cataluña. El viernes 23 de diciembre de 1938, Franco da la orden de iniciar el ataque sobre Cataluña, la última gran ofensiva de la guerra civil.

Madrid se rinde: la guerra ha terminado (1939)


Enero de 1939. Barcelona se entrega. La guerra civil española cumple 921 días. Comienza el exilio. Miles de soldados y refugiados invaden las carreteras que llevan a la frontera francesa; cerca de medio millón de desplazados.
Tras la caída de Barcelona, la República Española entona el canto del cisne. El 12 de febrero, Segismundo Casado trata de negociar la paz con el ejército nacional. Los comunistas, sin embargo, quieren seguir combatiendo hasta el final. Pero la guerra civil española ha dejado de ser decisiva para la URSS, que hace tiempo que ya la da por perdida. El 27 de febrero los gobiernos de Francia y Gran Bretaña reconocen oficialmente al Gobierno de Franco. Ese mismo día, Manuel Azaña, presidente de la República, dimite desde Francia.
El 1 de abril, Alicante, la última ciudad republicana se rinde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada